Evolución VS Creación

clip_image002_0000

Evolución VS Creación

En los libros de texto de los centros de estudio o en cualquier programa secular que hable de la vida, la Tierra y el cosmos se habla, y se toma como un hecho, la teoría de la evolución. Tampoco los círculos cristianos quedan ajenos a esta idea y la aceptan muchas veces como veraz. Hasta el Vaticano se ha abierto a esta teoría.

Desde hace varias décadas, los creyentes nos estamos debatiendo entre aceptar la teoría de la evolución tal cual es enseñada – lo cual nos llevaría a un conflicto abierto con las afirmaciones bíblicas – o intentar, al menos, armonizar ambas formas de explicar lo existente.

¿Habrá alguna alternativa a estos dos conceptos? ¿Podremos entender la Biblia literalmente sin chocar con la ciencia?

Vamos a demostrar que la verdadera ciencia, más bien apoya el relato creacionista tal cual lo encontramos en la Biblia y, por el contrario, pone objeciones inexpugnables a la teoría de la evolución.

Comenzaremos demostrando que es totalmente imposible armonizar el relato bíblico de la creación con la teoría de la evolución. Hay que decidirse por uno de ellos.

  • La evolución enseña que los primeros seres vivos se desarrollaron en el agua y luego subieron a la tierra. Pero la Biblia muestra como primeros seres vivos, a los vegetales en toda la faz terrestre (Gn.1:11,12).
  • La evolución dice que cada especie de plantas o animales evolucionó  una de la otra. Dios, en cambio, los creó cada uno según su especie y su género (Gn.1:11,12,20,21,24,25).
  • Según el pensamiento evolucionista las aves evolucionaron a continuación de los reptiles. En contraposición, la Palabra de Dios nos muestra que las aves fueron creadas antes que existieran los reptiles (Gn.1:20,24,25).
  • Del punto de vista evolucionista de Darwin, el hombre es el resultado de la evolución del mono  (= a imagen de mono o al menos del reino animal) u otros seres parecidos a hombres-simios; pero Dios ha demostrado su especial interés en el hombre al crearlo “a su imagen, a imagen de Dios lo creó” (Gn.1:27).
  • Se supone que la mujer evolucionó de otros de estos seres parecidos a monos (aunque la ciencia todavía no tiene una explicación adecuada de cómo evolucionó el sexo, ya sea en animales o en humanos); pero según la Biblia, Dios la formó de la costilla del costado de Adán (Gn.2:21-23).
  • El relato bíblico nos muestra una creación de todo lo existente en seis días (Gn.1; Ex.31:17), en abierta contraposición a los miles de millones de años que se hubiera necesitado para que todo evolucionara. Algunos afirman que como la Biblia dice que un día para el Señor son como mil años y mil años como un día (que dicho sea de paso está sacado completamente de su contexto, pues no habla de los días de la creación, sino del tiempo entre la venida de Cristo, el juicio sobre la tierra y sus habitantes, el levantamiento de Su reino terrenal y la destrucción final de la tierra. La palabra “día” en este contexto es tomado como algo simbólico, que representa un tiempo). Entonces los días del Génesis podrían haber sido largos períodos de tiempo, quizás hasta millones de años. Se ha pedido información a los hebraístas de las más destacadas universidades del mundo acerca de qué significa la palabra “día” en Gn.1, y todos sin excepción han confirmado que la palabra “día” en ese contexto jamás puede significar un lapso largo de tiempo sino que se refiere a días de 24 horas. Además Dios mismo lo pone así en los Diez Mandamientos de Ex.20. V.8-11: “Acuérdate del día de reposo, para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; …Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó”. Es evidente que los días aquí nombrados basados en Gn.1 sólo se pueden referir a días de 24 horas, de lo contrario tendríamos un día de reposo de mil o millones de años o el valor que se le quiera asignar. Además, Dios podría haber creado todo lo existente, no sólo en 6 días, sino inclusive en fracciones de segundo. Por esto, ¿por qué no nos atenemos a lo que dice la Biblia? Por otro lado, hay una cantidad de referencias  en el Nuevo Testamento que implican que la raza humana fue creada aproximadamente al mismo tiempo que el universo material. Por ejemplo, nuestro Señor declaró que “al principio de la creación varón y hembra los hizo Dios” (Mr.10:6). Pero si entre la creación de la tierra y la creación de la raza humana hubieran transcurrido miles de millones de años, esta sería una declaración engañosa. (Para declaraciones similares podemos ver Mt.13:35; Mr.13:19, Lc.11:50, Ro.1:20, Hb.4:3; 9:26). También en los mismos milagros de nuestro Señor, vemos hechos instantáneos que por el transcurso normal hubieran sido imposibles o hubieran demorado mucho tiempo. En el primer milagro vemos la transformación instantánea de 568 litros de agua en delicioso vino (Jn.2). El vino es el resultado de una larga serie de complejos procesos naturales: La vid se alimenta del agua del tierra, que de a poco llega hasta los frutos y es transformado en uvas. Estas son cosechadas, hechas jugo de uva y luego de un buen tiempo de espera se tendrá un buen vino. Jesús, el creador del universo (Jn.1:1,14), pasó por alto estos pasos. Si no creemos en una creación rápida, tampoco creeremos en los milagros de Cristo.
  • El guión evolucionista nos muestra destrucción y muerte desde el principio como condición primordial. A esto se le llama “selección natural”. Pero de lo hecho por Dios se dijo: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera” (Gn.1.31). Y la muerte como tal recién entró al mundo después de la caída del hombre en  pecado (Gn.3).

Habría muchos detalles más que comparar, pero si al enfrentar superficialmente las dos formas de pensar ya nos surgen tantas contradicciones, es fácil comprender que una idea excluye a la otra. Sólo se puede aceptar una de ellas.

En contra de lo que muchos creyentes piensan, es un tema de gran relevancia si se cree en la creación o en la evolución. Si surgimos de la mano de un creador, le tendremos que rendir cuentas. Si Dios es nuestro creador, también podemos estar seguros, que El también tiene un propósito y una meta con nuestra vida. Pero si en cambio, hemos surgido por casualidad, el hombre se tendrá que hacer sus propias reglas, las cuales siempre serán relativas y al final vivirá sin sentido y sin meta (de cuyas trágicas consecuencias somos testigos hoy en día).

Los primeros capítulos del Génesis son la base y el fundamento de toda la Biblia. Si se los quita, todo el edificio se viene abajo. Si Moisés, Nehemías, Job, David, Lucas, el Señor Jesús, Pablo y Juan entre otros, se apoyaron directamente en el relato creacionista, ¿qué sería de la autoridad de la Biblia – ni que hablar del testimonio de estas personas – si aceptamos la evolución? (Gn.1,2; Neh.9:5,6; Job.12:7-9; Sl.8; Mt.19:4; Jn.1:1-3; Hch.14:15; Col.1:15-17; Hb.11:3; Ap.4:11, etc). Tildaríamos a estos personajes de mentirosos con lo cual nuestra fe sería vana.

Esto nos tiene que llevar a ver el relato creacionista como un hecho de suma importancia, al cual hacemos bien en confiar. La Biblia misma no es un manual científico, claro está, pero eso no quiere decir (como algunos concluyen ingenuamente) que la Biblia es poco confiable cuando trata temas como por ejemplo, el origen de todas las cosas. Lo que la Biblia dice es verdad, aunque el hombre quiera demostrar lo contrario.

Uno quizás se cuestione entonces: ¿la ciencia y la Biblia son compatibles?, o aún más: ¿la ciencia contradice las afirmaciones bíblicas?

El caso es todo lo contrario. La verdadera ciencia contradice rotundamente  la teoría de la evolución. Lamentablemente esto es pasado por alto deliberadamente. Todo lo que hace tropezar a la teoría de la evolución se oculta o sencillamente no se nombra.

Es un hecho que hay muchos científicos que niegan por completo la posibilidad de que haya existido una evolución. Por ejemplo la “Creation Research Society”, fundada en 1963, tiene alrededor de 1.000 miembros, todos ellos científicos con un mínimo de dos grados universitarios, ¡y ninguno de ellos cree que el hombre haya evolucionado!

Hay muchos argumentos científicos que anulan la posibilidad de que haya existido o exista la evolución. A continuación veremos algunos:

  • La teoría de la evolución sigue siendo teoría, así como lo indica su nombre. Para que una teoría se convierta en ley científica tiene que cumplirse siempre al ser aplicada o puesta a prueba. La ley de la gravedad no es una teoría sino una ley científica. Por más manzanas que lancemos al aire ninguna se quedará flotando allí, sino que todas volverán a caer atraídas por la gravedad. En cambio, aunque queramos aplicar la teoría de la evolución a los monos en todos los zoológicos del mundo, ninguno de ellos ni de sus descendientes se convertirá en ser humano. Es una gran interrogante también el por qué la evolución no sigue ocurriendo, que por ejemplo el hombre se vuelva un superhombre.
  • Según los evolucionistas la raza humana tiene entre 1 y 5 millones de años de edad. Afirman también, que los dinosaurios vivieron y se extinguieron millones de años antes de la aparición del ser humano. Pero en un lecho de río (Paluxy River Bed, Glen Rose, Texas, EEUU) se han encontrado las pisadas de un dinosaurio (Brontosauro) y a pocos centímetros pisadas de humanos. Esto significaría que convivieron en cierto momento de la historia. Se ha encontrado también, pinturas de dinosaurios en las cuevas de indígenas. ¿Cómo es posible que las hayan pintado, si nunca los vieron? Hasta Job tuvo que conocer a estos seres. El behomot de Job 40:15-18 es un dinosaurio. Como estos descubrimientos no encajan en el conjunto de ideas evolucionistas, no lo quieren tener en cuenta y jamás será publicado en ningún texto de colegio.
  • Los evolucionistas creen que la Tierra tiene 4.500 millones de años. La cronología bíblica, que no llega a los 10.000 años, es ridiculizada. Pero la ciencia ha demostrado por varios medios, que la Tierra no puede ser tan vieja como afirman:

a) El campo magnético de la Tierra. La Tierra es como un gran imán que crea un campo magnético a su alrededor. Se sabe que la intensidad de este campo magnético está disminuyendo rápidamente. Se calcula que sólo hace unos 10.000 años atrás, la Tierra habría tenido una intensidad de campo magnético igual al de una estrella magnética, lo que es difícil de imaginar, además que haría imposible cualquier forma de vida.

b) Se calcula que entre miles y millones de toneladas de polvo cósmico se asientan sobre la Tierra y la Luna cada año. Si la Tierra tuviera la edad astronómica que dicen que tiene debería haber grandes depósitos sobre ella. Se presumía que las naves lunares se hundirían en la inmensa cantidad de polvo que tendría que haberse acumulado allí a lo largo de los millones de años. En la luna se depositan tres centímetros de polvo espacial en 10.000 años. Los astronautas solamente han hallado 1,5 cm del mismo. Esto es exactamente lo que se puede esperar después de 6000 años. La pisada de Neil Armstrong lo demostró. Varias mediciones relacionadas con esto demostraron que la Tierra tiene varios miles y no millones de años de antigüedad.

Además de esto, la luna se está alejando de la tierra lentamente. Si ya tuviera millones de años de existencia, al principio habría estado muy cerca de la tierra, lo cual habría causado mareas marítimas tan extremas, que toda la vida en la tierra hubiera sido ahogada dos veces por día.

c) El Dr.Melwin Cook dice que si el petróleo de la Tierra fuera tan viejo como los geólogos afirman (80-300 millones de años), su presión se hubiera disipado hace tiempo. El petróleo en la tierra se encuentra bajo una presión enorme. Las rocas que lo contienen, sin embargo, son porosas, por lo cual la presión se va disipando. La presente presión del petróleo no indica más de 10.000 años. Los datos producidos por el Instituto de Petróleo en Victoria, Nueva Zelanda, mostraron que los depósitos de petróleo se formaron hace 6-7.000 años.

d) El sol se está encogiendo a un ritmo de 1,52 metros por hora. A ese ritmo, hace 1.000.000 de años habría hecho imposible la vida en la Tierra y hace 20.000.000 de años, habría tenido tal tamaño que hubiera tocado la Tierra.

El astrofísico Norbert Pailer, especializado en “Física de cometas” y “Polvo interplanetario” que participó en proyectos espaciales de la NASA y su réplica europea , la ESA, dónde en esta última, ocupa un lugar de liderazgo en el programa “Viajes espaciales científicos”, escribió que según modelos teóricos, si la órbita terrestre estuviera sólo 1,5% más cerca del sol, tendría una suerte similar a la del planeta Venus, cuya atmósfera está calentada a unos 500º C. Esto acabaría con cualquier tipo de vida.

d) Población: La tasa del crecimiento demográfico es estable desde que existen registros. Si a los presentes seis mil millones de habitantes de la tierra se les hace un cálculo regresivo de acuerdo a estos datos, se llega a un resultado de 4400 años. Ese es el tiempo que lleva hasta que ocho sobrevivientes de un diluvio se hayan multiplicado a una cantidad tan considerable. Si los seres humanos ya habrían poblado este planeta desde hace millones de años, ya habría entretanto 150.000 habitantes por kilómetro cuadrado (!).

e) Los planetas pierden calor. Si hubieran surgido hace ya millones de años, ya no tendrían la elevada temperatura interior hoy en día calculada. Lo podríamos comparar con una taza de café caliente dejada por ahí durante 400 años. Ya no tendría temperatura interior diferente a su exterior.

f) El planeta Saturno pierde sus anillos. Lentamente se van alejando de él. Si el planeta ya tuviera millones de años de existencia, el material de los anillos ya hacía mucho que habría desaparecido.

g) Cometas: Durante su viaje por el espacio constantemente pierden masa. Todo cometa que hubiera viajado por el universo por más de 10.000 años, se habría disuelto por completo desde hacía mucho tiempo.

h) La rotación de la tierra disminuye a razón de una milésima de segundo por día. Haciendo la cuenta regresiva, hace mil millones de años atrás la velocidad de la rotación del planeta habría sido tan rápida, que a través de la fuerza centrífuga surgida de este movimiento, la habría catapultado fuera de su órbita.

i) Las plantas más antiguas que viven sobre la tierra, pinos espinosos y arrecifes de corales, tienen una edad máxima de “sólo” unos 4500 años. Pero, ¿porqué no existen plantas más antiguas, si la tierra ya existe desde hace millones de años?

j) El contenido de sal de los mares, que actualmente se encuentra en 3,8 %, debería ser mucho más elevado, si la tierra fuera tan antigua como se afirma. La actual tasa de aumento del mismo permite calcular que la primera sal debe haber entrado en los mares hace aproximadamente 6000 años atrás.

k) Las estalactitas que se encuentran en las cuevas, son mencionados por los evolucionistas como prueba de la edad de la tierra. En el sótano del edificio del Lincoln Memorial (EUA), sin embargo, se encuentran estalactitas que en menos de cien años han crecido más de un metro.

A pesar de esto y mucho más, los evolucionistas siguen afirmando, que nuestro sistema solar tiene 4.500 millones de años.

  • También las matemáticas nos demuestran que la evolución es imposible. Un grupo de científicos ha comparado la probabilidad del surgimiento de la vida por casualidad como semejante a la probabilidad, de que una explosión en una imprenta hubiera producido la Enciclopedia Británica completa en sus 24 volúmenes. Un matemático suizo, llamado Charles Eugene Guye, ha calculado la probabilidad de que por casualidad se formara una sola molécula de una simple proteína de 1 en 10 (seguido por 320 ceros). Este número  traducido a un lenguaje corriente sería = “imposible”.
  • Las dos primeras leyes de la Termodinámica (La Ley de la conservación de la energía y la Ley de la Entropía aumentante) contradicen rotundamente la teoría de la evolución. Estas leyes son inflexibles, no son hipótesis ni teorías; son leyes científicas. La primera dice que la cantidad total de energía en el universo es constante, esto es,  que la energía no se puede crear ni destruir. La segunda ley afirma que aunque la cantidad total de energía permanezca constante, la cantidad disponible para utilizar está constantemente disminuyendo. Esto significa que grandes períodos de tiempo no son la causa para que las cosas mejoren (se pongan más complejas). Por el contrario, grandes períodos de tiempo causan el decaimiento y el desorden (La entropía aumenta = Parte de la energía no reutilizable). El ejemplo más sencillo: usted deja de ordenar su casa o lugar de trabajo. Es obvio que en este caso el caos sería cada vez mayor. Además, es ampliamente sabido que nuestras formas de energía utilizables se están agotando y que tendremos cada vez menos. Para lograr una mejora dentro de un sistema hay que introducir energía desde el exterior debidamente planeado por una inteligencia. Ya sólo con estas dos leyes científicas se derrumba todo el edificio evolucionista.
  • El registro de los fósiles es una de las pruebas que la evolución presenta para demostrar su teoría. Pero la verdad es que no hay un hueso en el mundo que muestre a un animal desenvolviéndose de otro. Por el contrario, es un hecho notorio y comprobado que varios de los supuestos “hombres-simios” encontrados y reconstruidos fueron fraudes como ser: el “Hombre de Java”, el “Hombre de Pekín”, el “Hombre de Nebraska” y el “Hombre de Piltdown”. Así hubo varios casos de “mala ciencia” de científicos que buscaban publicidad. Collin Peterson, encargado del sector  de paleontología del Museo Británico de Londres, escribió un libro sobre la evolución. Uno de sus lectores le escribió preguntando por qué no había nombrado algún ejemplo de un ser  evolucionando de otro. Él le respondió: “Si conociera algún ser vivo o fósil evolucionando de otro lo hubiera nombrado en mi libro” (!). Hoy en día con mucha fantasía, hambre de gloria y poco profesionalismo científico se está engañando a la opinión pública mundial. En cambio, los innumerables problemas que levanta esta teoría son dejados de lado.
  • Fosil

    Fosil

    La falta de confiabilidad de los métodos de fechar como el Potasio – Argón y Carbono 14 (C14). Este último es quizás el más conocido. Siempre se escucha o se lee de millones de años que resultan de estas mediciones. Ya se han encontrado muchas pruebas que hacen dudar en cuanto a la confiabilidad de este método. Pero lo básico es que se apoya en la creencia que las condiciones en la Tierra siempre tuvieron que ser iguales (uniformismo). Pero los descubrimientos de fósiles de vegetación tropical en zonas polares y mamuts congelados íntegramente en Siberia demuestran que hubo cambios radicales y rápidos. El método de medición por el C14 fue inventado por el profesor Libby (California, EUA), por el cual obtuvo el premio Nobel. El C14 se forma de la unión de rayos cósmicos que entran a nuestra atmósfera con el Nitrógeno 14 que se encuentra en la misma. El C14 es una sustancia radioactiva que se puede medir. Cada ser vivo al respirar en la atmósfera tiene la misma cantidad de C14 que ésta contiene. Pero al morir, este intercambio ya no existe y el C14 se va desintegrando, a manera de tener la mitad después de 5000 años de muerto. Por lo tanto, partiendo de esta base se puede medir cuánto tiempo hace que murió determinado ser. Pero, como ya vimos, para que estas medidas sean confiables, las condiciones de nuestra atmósfera tuvieron que ser iguales siempre. Nuestra atmósfera funciona como un gran escudo protector, haciendo rebotar la mayoría de los rayos cósmicos. Pero, si en lugar de la atmósfera que tenemos actualmente tuviéramos una mucho más gruesa, esto tendría como consecuencia que la cantidad de rayos cósmicos que pudieron entrar a ella sería muchísimo menor. A causa de esto el C14 de esta atmósfera sería muchísimo menor, lo que a su vez llevaría a los científicos a pensar en edades mucho más altas. Pero, justamente esto fue lo que aconteció antes del diluvio. Según Gn.1:6-8 y 2:6, había una gran cubierta de vapor que humedecía todo y no había lluvia. Todo este vapor evitaba que el calor se escapara formando un clima uniformemente tropical en toda la Tierra. No había climas polares. Cuando con el diluvio se abrieron “las cataratas de los cielos” (Gn.7:11) llovió por primera vez y esta cubierta quedó muy reducida. Por esta razón, si se mide el C14 en fósiles que vivieron antes del diluvio, se llega a esta cantidad increíble de millones de años de antigüedad. Además es ampliamente difundido que los rayos ultravioletas dañan y reducen la vida. Pero al tener esta cubierta de vapor por unos 1600 años que los protegía, todos los seres vivos vivían más tiempo (compare las edades de los hombres en Gn.5) y crecían más de lo que vemos hoy. Por ejemplo, se han encontrado fósiles de cerdos del tamaño de vacas; los camellos tenían hasta 3.66 metros de alto; pájaros gigantescos alcanzaban una altura de 3.35; castores gigantescos crecían hasta el tamaño de un cerdo, etc.

Como conclusión de estas pocas, pero suficientes pruebas, podemos decir que la evolución  – como carece de demostraciones y por otro lado es contradicha por leyes científicas – no se la puede considerar como ciencia sino como una religión (hay que creer en ella sin base científica). Hay que tener más fe para creer en la evolución que para aceptar la creación.

Las consecuencias de creer en la teoría de la evolución son muy serias. Ya superficialmente nos muestra al hombre como el resultado de la casualidad, sin ningún valor especial. Nos muestra la existencia del ser humano como casual, sin propósito, sin origen ni destino. Nos despersonaliza haciéndonos igual a una masa de células. Teniendo este pensamiento como base, ya no tendremos problemas en aceptar el aborto, la eutanasia o todo tipo de experimentos genéticos, inclusive, clonación de humanos. La vida humana deja de tener un valor especial.

Pero lo más trágico es que se saca a Dios de la esfera de influencia del ser humano. El Dios todopoderoso que hizo todo de una forma tan bella y perfecta para que pudiéramos disfrutarlo y nos hizo a nosotros, la joya de la creación, a Su “imagen” y “semejanza” para tener comunión con El, ve a su criatura volviéndole la espalda. Éste sobreenfatiza la creación y se olvida del Creador. El apóstol Pablo lo decía ya muy acertadamente muchos siglos atrás: “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén” (Ro.1:18-25).

El inmenso interés de Dios encuentra su máxima expresión en la entrega de Su Hijo para morir en una vergonzosa cruz en nuestro lugar para volver a establecer, así, la posibilidad de comunión con el hombre que éste había destruido por el pecado. De Él se declara en la Biblia: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Jn.3:16). Tanto amor y entrega de parte de  Dios, como mínimo, merece nuestra entrega incondicional y arrepentida a Él y toda nuestra gratitud y adoración.

La exhortación de Ap.14:7 la podemos aplicar también a nosotros: “Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de aguas”.

Y unámonos a la adoración celestial: “Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán…” (Ap.15:3,4).

Esteban Beitze

Bibliografía

– R.G.Elmendorf: “Creación, evolución y termodinámica”.CLIE,1981.

– Escuain, Santiago: “Cronometría: consideraciones críticas”.CLIE,1987.

– G.S.McLean y otros: “Evidencias de la Creación”.DIME,1996.

– Dr.W.J.Ouweneel:”¿Creación o evolución?”.Ed.Arriba,1991.

-Wladislaw Sliwka: “La creación del planeta tierra”. CLIE,1985.

– Richard Wiskin: “Das biblische Alter der Erde” (La edad bíblica de la tierra). Stuttgart 1994.

– David C.C. Watson:”Weltschöpfung und Urgeschichte aus wissenschaftlicher Sicht” (Creación del mundo e historia original del punto de vista científico). Hannover, 1981

– Norma A. Whitcomb: “Esos dinosaurios misteriosos”.Ed. Portavoz,1997.

– A.Ernest Wilder Smith: “Herkunft und Zukunft des Menschen” (Origen y futuro del  hombre).TELOS,1978.

– Reiner Junker: “Stammt der Mensch von Adam ab?” (¿El hombre deciende de Adán?). Stuttgart, 2000.

– Norbert Pailer: “Neue Horizonte der Planetenerkundung” (Nuevos horizontes en la exploración de planetas).  Stuttgart, 1999.

–  John C.Whitcomb: “La tierra primitiva”. Ed.Portavoz, 1994

–  Dr. Kent Hovind, “Creation Science Evangelism” (Evangelismo Ciencia Creación), Mitternachtsruf , 2001.

– La Biblia. Revisión Reina Valera 1960.

2 Comentarios to “Evolución VS Creación”

  1. juan daniel umbert dice:

    realmente, espectacular el articulo.Lo voy a comentar con mis alumnos y amigos. Dios los bendiga ricamente.

  2. Pablo Mangold dice:

    Gracias, hermano, ha sido de gran ayuda. Estoy siguiendo este material para mis prédicas y para presentar la verdad en las escuelas donde enseño Físico – Química y Biología. Dios los siga utilizando. Sería de gran ayuda la elaboración o participación de un video de no mas de 3 minutos para presentar las verdades mas sobresalientes acerca de este y otros temas para los jovenes como tatuajes, piercing, sexualidad, conducta sexual, amistades, musica y mas. atte. bendiciones
    Pablo. BB. BSAS. ARG

Escribir un Comentario