Señales de Su Venida (1ª parte)

carretera despues del terremoto en Chile de 2010

Queridos amigos, queremos mostrarles una y otra vez la actualidad de la profecía bíblica. Enfatizo profecía bíblica, ya que no tenemos ningún interés en anunciarles profecías o pronósticos de fabricación propia. Queremos dejar en claro qué es lo que la Biblia dice acerca de nuestro tiempo, y más allá de eso queremos animar a las personas, para que se entusiasmen al descubrir la exactitud y la actualidad de la Palabra de Dios.

Hoy por hoy presenciamos un sinnúmero de acontecimientos, y muchas cosas hacen surgir preguntas como: ¿Qué va a pasar?, ¿Qué nos depara el futuro?, ¿Por qué pasa todo esto?, ¿Qué será de nuestro mundo? Como lectores de la Biblia, podemos conectar justo aquí y alentar a las personas, diciéndoles que Dios tiene una hoja de ruta, que Él tiene un plan. Todo lo que pasa hoy, es parte del cumplimiento de Su Palabra, aun cuando nosotros muchas veces no lo comprendamos.

Pensemos por un instante en las palabras de nuestro Señor Jesús, cuando Sus discípulos le preguntaron: “Señor, ¿cuándo volverás? Y ¿cuáles serán las señales por las cuales podremos saber que tu venida está cerca?” Pues, ¡eso es lo maravilloso y ésa es la esperanza que tenemos: saber que el Señor Jesús volverá! Tener la certeza que Él no entregará al mundo a su propia suerte, sino que, como Rey, cumplirá con Su promesa de reinar, desde Israel, sobre el mundo entero.

Con este propósito nació en Belén, pero los dirigentes judíos de su tiempo lo rechazaron y lograron que fuera crucificado en el Monte Calvario. Dios, sin embargo, en su omnisciencia y amor perfecto, usó esto y dirigió las cosas para que también las naciones pudieran llegar a conocerlo a través de Su Hijo Jesucristo. De modo que esta aparente interrupción, no pudo, ni podrá, impedir que Dios cumpla todo lo que ha prometido, aunque demore.

Jesús volverá, en medio de un pueblo judío existente, en tierra judía, y desde allí asumirá su Señorío. Lo que la Biblia dice respecto a todo esto es tan abundante y tan grandioso que solamente podemos regocijarnos.

Sus discípulos sabían esta verdad, pues Él se la reveló: “Yo volveré”. Entonces, como ya lo mencionamos, ellos le preguntaron: “¿Qué señal habrá de tu venida?” En Su respuesta, el Señor les mencionó varios puntos muy distintos. Si meditamos en ellos, solamente podemos maravillarnos de cómo se han cumplido en la historia. No quiero ahora hacer un estudio a través de toda la Biblia, solamente quisiera entresacar de esa enorme plenitud un solo detalle. Y para eso, leemos en Mateo 24:6, donde el Señor anuncia como señal de su venida: “Oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.”

Es interesante que el Señor Jesús hablara de algo que siempre hubo: guerras. ¿Se puede decir que las guerras – que también hubo en aquel tiempo en abundancia – sirvan para que el Señor vuelva?

También en el siguiente versículo, se habla nuevamente de guerras: “Se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.” El Señor Jesús menciona estas guerras como señal de Su venida – distinguiéndolas de los conflictos comunes entre los pueblos –. ¿Qué quiere decir el Señor con estas guerras que, necesariamente, han de acontecer, pero que no significan el final aún? Evidentemente, se refiere a la Primera y a la Segunda Guerra Mundial. Guerras que, por más terribles que fueran, contribuyeron a que el pueblo judío dispersado por todo el mundo volviera desde los cinco continentes y recuperara la tierra de sus antepasados, a la cual se le había dado el nombre de Palestina.

Pensemos en la Primera Guerra Mundial, iniciada por Alemania, la cual, luego, la llevó a la derrota. El final de la guerra se debió, en parte, a un judío británico que se llamaba Jaim Weizman. Weizman era doctor en química, y contribuyó decisivamente al desarrollo de un explosivo que proporcionó a los ingleses una ventaja sobre los alemanes.

Luego de la guerra, los ingleses le preguntaron a Weizman: “¿Qué podemos hacer por ti a cambio de todo lo que hiciste por nosotros?” Y él, que era judío, pidió a la Corona Inglesa: “Devuelvan a mi pueblo su tierra.”

proclamación de independencia de Israel en la sede de la ONU en Nueva York, en 1948 - El País

Gran Bretaña tenía, en aquel entonces, el mandato sobre Palestina, y se la otorgaron en promesa al pueblo judío. Así que la Primera Guerra Mundial sirvió para que al pueblo judío le fuera adjudicado un país.

Poco después, se desató la Segunda Guerra Mundial. Después de la Primera Guerra, relativamente pocos judíos habían regresado a su patria, y durante la Segunda Guerra Mundial, el odio contra los judíos fue tan grande que, por instigación de Alemania, se llevó a cabo el Holocausto, o genocidio, de cerca de 6 millones de judíos. El resultado de la guerra fue que los judíos huyeron masivamente “a casa”. Los barcos estaban tan llenos que casi se hundían. De esta manera, el país fue nuevamente poblado, y las Naciones Unidas votaron en 1947, como consecuencia de la Guerra, a favor de un Estado judío en su propia tierra. Queda entonces claro: Fue necesario que acontecieran guerras especiales, que todavía no son el final, para que el pueblo judío pudiera volver a su patria.

Luego, el Señor Jesús dice que surgirán conflictos entre las naciones, y esto ocurrió después del derrumbe de la Unión Soviética. Si miramos hoy el mundo, ya sea en Afganistán, en Irak, o en el Oriente Medio en general, y también en Irán, o en los países de Africa, realmente podemos decir que nación se levanta contra nación. Seguidamente, el Señor Jesús también habló de terremotos y de pestes, de enfermedades extraordinarias, que se iban a expandir mundialmente, no solamente en una región determinada. Habló también de inflación, y de caos económico. Lutero traduce: “Habrá tiempos caros”, y esto se extenderá al mundo entero y desconcertará a los gobiernos. Los hombres desfallecerán por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra. En este contexto, el Señor dice: “Y todo esto será principio de dolores.” Quiere decir que todo esto es todavía la introducción y sirve para que nuestro mundo sea llevado al Apocalipsis, a los acontecimientos descritos en el último libro de la Biblia, los cuales llevarán finalmente al regreso del Señor Jesucristo.

¿Ven ustedes, queridos amigos, lo actual que es la Biblia? Tenemos hoy una inflación mundial, una recesión y quizás, incluso, una depresión. La economía va de mal en peor. El Medio Oriente está otra vez en el centro del interés internacional, especialmente Israel. Esto nos hace ver que estamos cada vez más cerca de la venida de nuestro Señor Jesucristo. Y esto significa para usted, para mí, para todos nosotros, que debemos tomar las cosas en serio, creer lo que dice la Biblia, ocuparnos de lo que dice y entregar nuestras vidas al Señor Jesucristo, pues quien pertenece a Él, no tiene por qué temer.

Norbert Lieth

3 Comentarios to “Señales de Su Venida (1ª parte)”

  1. cecilia dice:

    Es muy edificante y ayudan aclar muchas dudas q el señor los siga usando y bendiciendo

  2. Adriana dice:

    Buen dia quiero preguntarles porque algunos cristianos enseñan que las señales son solo para el pueblo judío que nosotros (los gentiles) esperamos a Jesús desde que El ascendió no son las señales para todos los redimidos?
    Gracias espero haber sido clara.
    Bendiciones
    Adriana

Escribir un Comentario